flash for empathy

 En los formatos grandes de 1x1 m se insinúan cabezas que ya no ven. En ellos se puede distinguir el contorno de cabezas conectadas con cables permanentemente. Las tres barras representan una especie de venda que impide ver.

 

Aquí llevo al lienzo mis impresiones subjetivas de una convivencia cambiante. Me preocupa especialmente la falta de empatía y la incapacidad generalizada de escuchar que veo en los demás. La creciente interconexión de todo y de todos en todo momento y la consiguiente transparencia sin alternativa conducen a un creciente aislamiento emocional y social. Ya sólo es posible disfrutar de un intercambio de impresiones enriquecedor de forma superficial.

 

Parece existir la creencia de que un momento especial, un escenario especial, un evento, una experiencia se convierte en propiedad permanente cuando se filma o se fotografía. Esto parece más importante que disfrutar el momento fugaz e irrecuperable junto con la otra persona.

 

Las obras de la serie «flash for empathy» ofrecen a aquel que las contempla un amplio margen de interpretación en cuanto a su uso individual de los medios de comunicación y su posición en la sociedad, plantean preguntas e invitan a la reflexión. Con ellas se pretende activar una percepción positiva en el espectador y dejar una buena sensación en él. La intención detrás de las obras es una llamada, un llamamiento a volver a mirar más de cerca, elevar la mirada, sintonizar con el de enfrente, volver a verlo, escucharlo y establecer un diálogo con él, volver a dedicarle tiempo.

 

Las poderosas y alegres combinaciones de colores de las obras simbolizan la gran alegría que siento por el posible intercambio intercultural, en constante crecimiento, incluso a gran distancia. Gracias a estas potentes combinaciones de colores, las obras al final permanecen en la memoria como algo positivo, no como un dedo índice levantado. El que las contempla puede entrar en diálogo consigo mismo, cuestionando su propio comportamiento en una era en la que vivimos impulsada por las prisas y efímera.

 

Al finalizarlas, cada una de mis obras se enmarcada en un marco de caja de sombra fabricado en acero. Éste dota a mis obras de sostenibilidad, robustez y las culmina. El marco de acero hecho a mano acentúa los colores expresivos y redondea la obra con la caja de sombra. De ese modo está completa.